CREMA DE CALABAZA


LA CALABAZA
La calabaza no es solo uno de los alimentos más populares del otoño, ni el símbolo predilecto de la noche de Halloween. Desde Nutrición en Casa queremos destacar las cualidades de este alimento.
Una de las verduras más saludables del mercado, ideal para tratamientos de adelgazamiento y otros procedimientos. La mejor forma de introducir la calabaza en nuestra dieta diaria es a través de cremas, ensaladas e incluso postres, gracias a su dulce sabor. En cualquiera de sus variedades, la calabaza mantendrá siempre sus muchas propiedades nutricionales. Pero, ¿qué nos aporta realmente este delicioso vegetal?
Propiedades y beneficios de la calabaza
La calabaza es un ingrediente que casa con cualquier tipo de receta.Una de las principales cualidades de la calabaza es que posee un 90% de agua en su composición, además de muy pocas calorías e hidratos de carbono. Entre sus minerales y vitaminas destacan el ácido fólico, el potasio, el calcio, el magnesio, el hierro o el zinc, entre otros. También tiene especial importancia su alto contenido en betacarotenos, los mismos que le aportan su característico tono anaranjado. Sin olvidar la presencia de los ácidos oleico, palmático, linoleico o los aminoácidos.
Su alto contenido en fibra ayuda a prevenir el estreñimiento.
Esta completa mezcla de nutrientes convierten la calabaza en el ingrediente perfecto para tratar diferentes dolencias y afecciones.
Esta verdura es rica en fibra, una facultad que disminuye el ritmo de la digestión y mantiene a raya el hambre y el apetito.
También es un fiel aliado contra la hipertensión y la presión arterial.
Es capaz de regular el nivel de glucosa en sangre, entorpeciendo la aparición de desequilibrios como la diabetes o la hipoglucemia.
Su alto contenido en vitamina A beneficia la salud ocular y ayuda a prevenir cataratas.
Al favorecer el tránsito intestinal, la calabaza evita los episodios de estreñimiento.
Las semillas de calabaza poseen también sus propias cualidades y beneficios.
La calabaza es un vegetal del que se aprovecha absolutamente todo, incluso sus semillas. Estas merecen una mención aparte, pues constituyen un complemento de lo más nutritivo y beneficioso para la salud. Las pepitas son ricas en magnesio y zinc, además de contener ácidos grasos Omega-3. Entre sus muchos beneficios conviene resaltar su efecto antiinflamatorio, su poder contra los síntomas de la menopausia o su alto contenido en triptófano, que nos ayudará a descansar plácidamente. Queremos compartir una de las recetas que más ha triunfado en consulta y que pautamos con frecuencia; CREMA DE CALABAZA.

Crema Calabaza

INGREDIENTES (4 personas)
• 250 g de calabaza
• 100 g de puerro
• 100 g de calabacín
• 100 g de zanahoria
• 50 g de cebolleta fresca
• 2 dientes de ajo
• 30 ml de aceite de oliva
• 3 g de curry
• Una pizca de sal

PREPARACIÓN:
Cómo se elabora
En una cazuela con un poco de aceite caliente cocinamos la cebolleta y el puerro, cortados en brounoisse (cuadraditos pequeños). Los cocinamos a fuego suave. Cuando se hayan cocinado y estén blandos, añadimos la calabaza pelada, limpia y cortada en trozos irregulares, y la zanahoria pelada y en rodajas. Rehogamos el conjunto y añadimos también el calabacín pelado. Cubrimos de agua, justo hasta sobrepasar las verduras. Una vez que el conjunto comience a hervir, añadimos una pizca de sal. Tapamos la cazuela y dejamos hervir las verduras a fuego suave y durante 40 minutos.
Cuando la calabaza, el calabacín y la zanahoria estén cocidos, sacamos la cazuela del fuego. Agregamos a la crema un refrito de curry. Para ello, pelamos los dientes de ajo, los cortamos en láminas y los doramos en una sartén con unas cucharadas de aceite de oliva caliente. Cuando se hayan dorado, sacamos la sartén del fuego, agregamos la cucharadita de curry, removemos un segundo e inmediatamente vertemos sobre la cazuela con las verduras cocinadas, tapamos la cazuela y dejamos que repose 5 minutos la cazuela de verduras con el refrito de curry.
Transcurrido el tiempo de reposo, pasamos por el pasapurés o por la batidora hasta conseguir una crema suave y uniforme. En caso de que quede excesivamente espesa, agregamos un poco de agua caliente y ponemos a punto de sal, damos un ligero hervor para que se unifiquen los sabores y listo para servir. Podemos acompañar este puré de unos trocitos de pan frito, salteados en una sartén con un poco de ajo y aceite de oliva.

Comparte en :Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *