Consejos para perder peso después del verano


Consejos para perder peso después del verano

Para muchos las vacaciones han terminado, en muchas ocasiones la vuelta a la rutina puede ser más dura de lo que pensabas, ¿has vuelto al trabajo y notas que estás más cansada?, ¿te agobias con mucha facilidad y, además, estás muy despistada…? ¡es normal! La vuelta de vacaciones nos “descoloca” a todos. Para ayudarte con la vuelta a la rutina desde Nutrición en Casa queremos darte algunos consejos sobre tu alimentación para hacerte más fácil tu vuelta al trabajo:

-El desayuno es la comida más importante del día ya que es lo primero que comemos después de muchas horas de ayuno. Es importante que le dediques el tiempo necesario para no saltártelo.

-Muchos sois los que por motivos laborables coméis fuera de la oficina, si realmente quieres evitar las grasas saturadas y demás, no pedir patatas fritas, opta por pedir medias raciones en los restaurantes. Normalmente, las raciones son tan grandes que no se pueden ni acabar, así que opta por pedir media ración para quedar satisfecho, pero no hinchado.

Otra opción es pedir una ración entera y compartirla con la persona que te acompaña, así estaréis ahorrando dinero y ahorrando calorías. Recuerda evitar el pan y la mantequilla, salsas, aderezo en tu ensalada, para ahorrar así algo de calorías.

-Elige agua mineral, a todos nos gustan los refrescos y disfrutar de una buena bebida durante la comida, como un cóctel veraniego o una cerveza bien fría, pero también sabemos que beber esto a diario no es demasiado sano ni para la dieta ni para la salud. Es por ello por lo que la mejor opción siempre es pedir agua mineral. Restarás calorías en todas tus comidas.

-Ten siempre fruta en tu trabajo, la fruta es ideal como tentempié ya que es un alimento que sacia bastante y que apenas tiene calorías. Eso sí, cuidado con la fruta que escoges. No es lo mismo una manzana que un plátano. Evita las frutas más dulces si quieres seguir restando calorías.

-Salir, tomar algo no es malo. Todos necesitamos desconectar de la dieta en algún momento de la semana, así que, si te apetece salir a tapear con tus amigos, hazlo. No pasa nada. Eso sí, una cosa es saltarse la dieta una vez y otra saltársela cada dos días.

Planifica tus menús semanales: aprovecha que la despensa, la nevera y el congelador están vacíos para empezar con buen pie. Escribir menús semanales antes de ir a comprar es un muy buen ejercicio para empezar y no caer en improvisaciones poco saludables. Piensa platos que gusten a toda la familia que se adapten al ritmo de vida que lleváis. Lo primero es tener claro los elementos que tiene que tener una comida principal para ser equilibrada: vegetales + hidratos de carbono complejos + proteínas.

También debes tener en cuenta la frecuencia de consumo de cada tipo de alimento.

Controla lo que comes y verás como a la larga ves los resultados tanto en el físico como en la salud. Si necesitas ayuda o un seguimiento es importante que acudas a un nutricionista titulado, en Nutrición en Casa te ofrecemos un servicio nutricional integral adaptado a tus circunstancias, tendrás grandes resultados ¡A por todas!

 

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Mensaje(requerido)

Comparte en :Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *