Alergias alimentarias


Una alergia alimentaria es una respuesta exagerada del sistema inmunológico por el consumo de un alimento en concreto.

Es necesario diferenciarlo de la intolerancia alimentaria, que no es una reacción alérgica, pero constituye un efecto indeseable producido por la ingestión de un alimento determinado, (dosis dependiente).

Los alimentos que con más frecuencia producen alergia son la leche, los huevos, el marisco, las nueces, el trigo, los cacahuetes (maní), la soja y el chocolate.

La respuesta inmunitaria del cuerpo lo protege contra sustancias potencialmente nocivas que se identifican como extrañas, como bacterias, virus y toxinas. Sin embargo, en algunas personas esta respuesta inmunitaria se desencadena por la ingesta de un alimento determinado. Cuando esto ocurre, el sistema inmunológico libera sustancias que causan síntomas de alergia alimentaria.

Las alergias alimentarias más comunes son a los siguientes alimentos:

  • Los huevos (principalmente niños)
  • El pescado (niños mayores y adultos)
  • La leche (principalmente niños)
  • El cacahuete (personas de todas las edades)
  • Los mariscos, como gamba, cangrejo y langosta (personas de todas las edades)
  • La soya o soja (principalmente niños)
  • Los frutos secos (personas de todas las edades)
  • El trigo (principalmente niños)

Los aditivos alimentarios, como colorantes, espesantes y conservantes, rara vez pueden causar una alergia alimentaria o reacción de intolerancia.

Algunas personas tienen un síndrome de alergia que afecta a la boca y la lengua después de comer ciertas frutas y verduras frescas.

  • Los melones, las manzanas, la piña y otros alimentos que contienen sustancias similares a ciertos pólenes.
  • La reacción ocurre con mayor frecuencia cuando los alimentos se comen sin cocinar.